#marcasmuyvivas y el cambio en el consumidor

 In Comunicación, General, Uncategorized

Estoy leyendo el magnífico libro Por qué unas tiendas venden y otras no de Luis Lara y Jorge Mas, un libro francamente recomendable para cualquiera que se dedique al retail y cómo no al marketing.

Haciendo esta lectura no me resisto a compartir en este post la visión que los autores tienen del cliente actual y de cómo afecta su actitud a las marcas.

Lara y Mas hablan del consumidor actual como un consumidor sumido en el pesimismo debido a un doble efecto, el efecto enriquecimiento anterior al 2008, en el que faltaban productos para un consumidor voraz, y el efecto empobrecimiento, que ha llevado al consumidor a angustiarse por su seguridad económica y a dudar de  que sus inversiones alcancen el valor que pagó por ellas.  Esto le ha llevado a cambiar de hábitos, a consumir menos, a gastar menos en ropa y marcas, a hacer más visitas sin compromiso a las tiendas, a ahorrar más y parece ser que esto ha llevado aparejado una considerable pérdida del valor de las marcas para el consumidor. Es decir, que muchos de nosotros podemos vivir perfectamente sin un gran porcentaje de las marcas que existen.

Aquí quiero puntualizar que esa aparente perdida de valor no es tal, sino que desde mi punto de vista, esa confianza que el consumidor deposita se traslada de las marcas de productos de consumo a las marcas de distribución. Más concretamente el cliente valora y valorará cada vez más la experiencia total de compra de un producto.

Prueba de ello es que grandes marcas, muy valoradas por el consumidor han pasado de ser productores, fabricantes a ser tenderos, a tratar directamente con el cliente, y ha sido en este punto donde se han reforzado totalmente.

Veamos como ejemplo la adorada Apple, que con sus Apple Store ha llegado al cliente final en un formato y con una experiencia nueva para el cliente, poniendo en valor sus productos y diferenciándolos al máximo de la competencia, también en la experiencia de compra. Así pues Apple ha pasado de ser fabricante a ser tendero y por ello el más cercano y conocedor de lo que el consumidor quiere. Controlando así la totalidad de las percepciones que un cliente tiene con sus productos, desde el primer momento de compra hasta el servicio postventa.

Otro ejemplo de gigante de la producción convertido a tendero es Nespresso, una nueva forma de relacionarse con el cliente, de llegar a él y de regalarle una experiencia de compra lo suficientemente diferente como para poder cobrar un plus en el producto y que el cliente lo acepte.

Dos ejemplos, desde mi punto de vista, de que las marcas están más vivas que nunca, lo que ha cambiado realmente es el modo que tienen de relacionarse con un consumidor ávido de encontrar experiencias de compra y de uso diferentes, que le aporten valor.

Recent Posts

Leave a Comment

*

Hablamos?

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt