Hoy quiero despedir el año y de paso despedir a la dichosa crisis

 In General, Uncategorized

Sé que las ventas en general no han conseguido salvar el año, sé que se presentan un par de meses complicados, sé que arrastramos el cansancio de un año de lucha por continuar en la primera línea.

Pero quiero despedir el año con el mismo optimismo con el que empezamos. Para mí ha sido un año de mucho aprendizaje, un año de profundo conocimiento de mis límites, un año en el que me he sentido vivo y feliz.

Este año he conocido de cerca lo que es una pérdida, y no hablo de dinero, ni de clientes, hablo de pérdidas humanas frente a las que no se puede hacer nada salvo seguir adelante.

Por desgracia, también la crisis me ha enseñado que hay demasiadas maneras de morir en vida. Todos conocemos que la parálisis es el fenómeno más común y demasiado fácil de constatar. Cuántos de nuestros clientes o conocidos han visto paralizadas sus vidas por el miedo ante la crisis.

Me he encontrado en los últimos meses demasiados que me han dicho frases como: -¿Para qué voy a renovar el stock si no vendo nada?- o –  ¿Por qué voy a comprar, para cuatro que entran en la tienda?- o esta – Ni si quiera voy a encender las luces, porque no va a pasar nadie.

Muchos de estos clientes o compañeros se han instalado en la oscura comodidad y resignación de la crisis esperando tiempos mejores.

Pero también he visto como de la nada florecían negocios, o resurgían de un pasado gris, negocios que triunfaban a pesar de la crisis. Puedo poner unos ejemplos, una charcutería delicatesen, un nuevo modelo con una presentación diferente y cuya diferencia se basa en la variedad, calidad y ajustado precio. Un restaurante cuyo menú de 9,5€ nos permite comer verdadera comida casera con un servicio excelente y unos postres que marcan la diferencia. Una radio  comarcal especializada en la fórmula musical que lucha contra la crisis con humor, buena música y unos precios competitivos.  

Tres ejemplos de tres emprendedores que han afrontado la crisis con nuevas soluciones.

Muchas veces nos quedamos aparcados en el pensamiento, pero no hacemos, no realizamos. Hemos de dar el paso, pensar, analizar y finalmente hacer.

La acción es el gran remedio, dice Alex Rovira en la Buena Crisis.

Muchos son los que se atreven a filosofar, a teorizar sobre el caso de los demás incluso muchos analizan las posibilidades que ellos mismos tienen. Pero pocos son los que dan el paso, los que sacrifican lo que tienen para emprender un nuevo camino que contribuya a crear un nuevo futuro.

Desde la autocrítica y la reflexión me despido de vosotros. Feliz fin de crisis.

Juan Pablo Signes

Recent Posts
Showing 2 comments
  • Alicia
    Responder

    Siempre encuentro un hueco para leer tu blog, me animas.
    Gracias,

  • Pepo
    Responder

    Estoy en total desacuerdo, la buena crisis es para negocios oportunistas, tales como tiendas outlet, bazares chinos, compra-venta de oro, escritores que sacan libros con titulos como “adios a la crisis” o “la buena crisis”…como si fuesen a encontrar una solución real a sus problemas. Cuando salgamos de la crisis estos negocios dejarán de existir en muchas zonas. Hablar de una marca con tecnicismos, me parece ridículo.

Leave a Comment

*

Hablamos?

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt